Willy Acosta: Encuentra aquello que te hace único | La Belepop
16150
post-template-default,single,single-post,postid-16150,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Willy Acosta: Encuentra aquello que te hace único

Willy Acosta: Encuentra aquello que te hace único

Willy Acosta no era un entrenador personal como los demás. Él lo sabía y nosotros también, pero teníamos que encontrar aquello que lo hace único y explicárselo a su público. Esto no siempre sale en la primera reunión, hay que darle vueltas, reflexionarlo con la almohada, hablar con clientes satisfechos y conocer a fondo los servicios que ofrece una persona. Y, qué mejor manera de conocerlos, que contratándolos.

Willy único

La propuesta de valor

Así que comenzamos a trabajar con Willy a través de un intercambio en el que él prometía sacarnos del sedentarismo en el que nos habíamos apoltronado después de años de trabajar delante de un ordenador y nosotros le ayudábamos a lanzar su estrategia en redes sociales. Esto duró unos meses hasta que ambas partes decidimos acabar el intercambio porque teníamos ganas de más: él había aprendido a hacer el contenido de sus redes y nosotros queríamos entrenar más días a la semana.

Y ¡BINGO! ahí estaba la clave, efectivamente comprobamos en carne propia cómo Willy Acosta te ayuda a salir del sedentarismo –de forma duradera, sin recaídas en el sofá– y ese era el público objetivo al que nos teníamos que dirigir cuando nos pidió que le ayudáramos esta vez con el copywriting de su web. Pero todavía había un elemento importante a la hora de establecer lo que le hacía único en su sector.

Definir el público con detalle

Willy había trabajado muchísimo su propio crecimiento personal y eso, evidentemente, había tenido un importante impacto en su vida profesional. Él había aprendido que el cuerpo va más allá de un cúmulo de huesos, músculos y ligamentos, que en el cuerpo también se albergan, y estancan, las emociones y esa dimensión más sutil que llaman energética.

De manera que el público al que nos teníamos que dirigir era sedentario, sí, pero que estuviera familiarizado con estos temas. Que, tal vez, hubiera dejado caer su cuerpo en la inactividad a base de leer demasiados libros como El Poder del Ahora o El Código de la Manifestación y que estuviera concienciado de que debía equilibrar ese exceso de actividad mental.

«Pero yo puedo entrenar también a deportistas que preparan alguna prueba, o ayudar a rehabilitar a atletas lesionados», nos decía Willy con la típica reticencia de los que oyen por primera vez que tienen que definir su público. Pero entendió y se sintió alineado y satisfecho con el propósito de arrancar del sedentarismo a personas que, trabajando en su desarrollo personal, se habían dado cuenta de que debían incluir también el cuerpo en esta evolución.

Un lugar desde el que construir

Así es como enfocamos el copywriting de su web sin olvidar mencionar los servicios que presta a deportistas y atletas, pero hablándole a los menos activos. Una vez establecido el tono, Willy Acosta puede seguir desarrollando su marca personal a través de redes o creando talleres presenciales en los que conciencie, informe e inspire a las personas a tener estilos de vida más activos, porque eso es lo que le hace único y tiene un enorme talento para ello. Lo decimos por experiencia 😉

Etiquetas:
Sin comentarios

Publica un comentario